Acostándome con el Chico Malo extracto

Regla de Magia de Max # 1:

La única manera de convencer a la gente de creer en la magia, es primero aceptar que no existe.

 

 

Con veintidós años de edad, Max Dalton llamó a la puerta del apartamento de su novia, Nancy Morrison. Mientras esperaba a que ella respondiera, frotó el anillo de compromiso que llevaba en su bolsillo. Se lo había comprado la semana pasada y lo llevaba con él desde entonces, algo en lo que se esmeraba por molestarlo su hermano gemelo idéntico, Rhys.

— Finalmente, una chica que te tiene amaestrado, — le dijo Rhys antes de que Max se fuera. — Trata de no adularla mucho cuando la veas de nuevo. Arruinarás tu imagen de rompecorazones. Diablos, arruinarás nuestra imagen.

A Max no le importaba una mierda su imagen o la de ellos. Se extrañado a Nancy las últimas dos semanas. Había salido con muchas chicas antes que ella, pero Nancy era la primera en comprenderlo verdaderamente. Haciéndolo sentir especial, no como una extensión de su amorosa pero loca familia del espectáculo. Ella era sexi, inteligente y profunda. Comprendía que él era más que un artista o estrella. A pesar de que sólo habían estado saliendo dos meses, le había contado cosas a ella que nunca le había dicho a nadie antes, incluyendo la forma en que a veces odiaba actuar. Cómo a veces deseaba haberse ido a vivir por su cuenta para que la gente no lo comparara siempre con su hermano.

Ahora tenía algo más para compartir con ella: que la amaba.

Lo había sospechado antes, pero estar lejos lo había confirmado.

Él llamó a su puerta de nuevo.

A medida que los minutos pasaban y Nancy no respondía, el malestar se transformó en preocupación. Ella lo había llamado cada vez menos últimamente, y no había estado presente cuando él había respondido la mayoría de sus llamadas. Por supuesto, él había asumido que no era nada más que porque estaba ocupada con sus estudios, de la misma forma en que él estaba ocupado en gira con el acto de magia de la familia Dalton, pero…

Oyó su voz saliendo por el pasillo antes de verla. Su corazón se aceleró cuando ella dobló la esquina, con su cabello rubio flotando sobre sus hombros y sus bellos ojos verdes brillando. Él sonrió…

Hasta que vio que no estaba sola. Tenía el brazo alrededor de la cintura de un hombre de pelo oscuro con gafas. Ella se quedó helada cuando lo vio.

— ¿Max? ¿Qué estás haciendo aquí? — Sus cejas se juntaron y quitó su brazo alrededor del otro tipo.

Pero ella no se acercó.

— Te dije que vendría a casa hoy. ¿Quién es él? — Él señaló con su barbilla hacia su acompañante.

El hombre movió inquieto los pies, luego dijo a Nancy, — Te veré más tarde, — antes de alejarse.

Nancy se cruzó de brazos. — No hagas una escena Max.

Sus cejas se alzaron. — Eso implica que hay una razón para hacerla. ¿Estás saliendo con ese tipo a mis espaldas? — Su voz sonó firme. Molesto. Indignado. Pero dentro de su herido corazón tuvo que esforzarse para asegurarse de que sus palabras no temblaran.

Agarró el anillo en su bolsillo. Esto no podía estar pasando. Ella no lo traicionaría así.

— No estés tan sorprendido. Sabías que nunca podría funcionar entre nosotros. Soy sólo yo. Y bueno… eres Max Dalton. Ardiente mago. El hombre cuya varita mágica toma a cada chica que desee.

Dio un paso hacia ella. — Nunca he jugado contigo. — Y podría haberlo hecho. Muchas chicas se acercaban a él en el camino, pero nunca había tenido la tentación, ni una vez, de engañarla.

— Tal vez todavía no, — dijo. — Pero que pasará con el tiempo. Sé que quieres creer que eres más que eso, pero…

Sus palabras finales se sentían como dagas. Ella creía en toda la publicidad sobre los Hermanos Dalton después de todo. Creía que era todo flash y nada de sustancia. — Te equivocas sobre mí, — dijo. — La forma en que Rhys y yo estamos en el escenario, es un acto…

— No estoy hablando de Rhys. Puedes mirarte exactamente igual que él, pero tú no eres tu hermano. A pesar de que a Rhys le gusta divertirse, es sólido. Es confiable. Un día él tendrá una esposa. Una familia. Pero tú…

— ¿Yo qué?

— Vas a seguir divirtiéndote. De la misma forma en que yo lo haré mientras esté en la universidad. La diferencia es que seguiré adelante después de graduarme. Tú eres un mago profesional… tu vida entera es diversión y juegos. Así que vuelve al camino y no actúes como si quisieras encadenarte.

Un prensa apretó su corazón, el dolor irradiaba en todas partes. — Nancy…

— Adiós Max Dalton. — Ella se encogió de hombros alejándose de su contacto, caminó hacia el interior de su apartamento, luego tranquilamente cerró la puerta detrás de ella.

Max se quedó de pie en el pasillo por minutos. Horas. Él no lo sabía. Finalmente, se alejó aturdido.

Él tenía veintidós años y sólo habían estado saliendo por un par de meses… no era como si hubiera estado considerando casarse con ella ni nada. Pero él la amaba, estaba comprometido con ella, y ella… ¿qué? ¿Pensaba que la diversión y los juegos era todo lo que él quería?

La ira lo consumió.

Rhys también era un mago profesional. Así como lo era su padre. Pero eso, obviamente, no importaba. Había algo en él que hacía que las chicas sólo lo quisieran para un buen rato.

¿Con qué frecuencia su familia y amigos se habían referido a él como “Max, el divertido”? “Max, el imán de chicas” “Max, el encantador”. Ellos nunca hablaban de su inteligencia, su ambición o de su capacidad para cuidar de los demás.

Tal vez era porque ellos sabían algo que él no.

Tal vez lo veían por lo que realmente era.

Y lo que no era.

A menos que quisiera que le doliera de la misma forma otra vez, tenía que empezar a pensar de la misma manera.

Leave a Comment:

Sign up for Virna's newsletter & receive 2 FREE books!